Go hard

Go hard

domingo, 3 de junio de 2018

Is it possible to have a date without internet in 2018?



Since I was 8 years old I have a cell phone, and currently I can not conceive my life without one of those devices. Like all young people, we meet people and make friends on the Internet (Chat, Facebook, Instagram, Twitter).

Last year, in August of 2017 to be more exact, I was with my bosses talking about the evils of life we ​​ended up talking about love relationships. In that cold moment I discovered that all my appointments, all my encounters had come from an app or from some internet site.

At that time I thought it was normal to only meet people online, I did not know another way to fall in love with a person, I think we have all thought about it.

Like every millennial with access to the internet (because there are still large gaps in access to the internet in Latin America and not everyone uses it). I am subscribed to a number of news platforms, which I read from time to time.

One day at 3:00 pm, I received a call inviting me to a discussion on one of those many digital media to which I am subscribed. It turns out that I did not feel convinced of the invitation, I did not plan to go, days later they called me again to confirm my attendance, although first I said that the person behind the cell phone could not reach, convinced me.

And that's how I ended up going to this event accompanied by my best friend, a common event, a common conversation, but with a unique detail. I fell in love with the person who called me inviting me and was present in that place.

It seemed implausible to me that, although technology helped us to know each other, this time it was not someone from Facebook, Twitter, Tinder or Instagram.

After a couple of days I looked for him and I followed him on Twitter, I started to answer his tweets to the point of writing him in DM, I got what I proposed to tell him that I liked and wanted to know more.

After days of regular chat on Twitter he gave me his phone number to write us on WhatsApp, until we agreed on an appointment. And as you can imagine we are still dating, writing and I am happy that this time it was not for an app.

Maybe sometimes we just have to venture a little more. Follow and share it.

¿Existe el amor sin internet?



Desde mis 8 años tengo un celular, y actualmente no concibo mi vida sin uno de esos aparatos. Como todos los jóvenes, conocemos gente y hacemos amistades en internet (Chat, Facebook, Instagram, Twitter).

El año pasado, en agosto del 2017 para ser más exactos, me encontraba con mis jefes hablando sobre los males de la vida terminamos conversando sobre las relaciones amorosas. En ese frio momento descubrí que todas mis citas, todos mis encuentros habían salido de alguna app o de algún sitio de internet.

En ese momento pensé que era normal conocer solo gente por internet, no conocía otra forma de enamorarme con una persona, creo que todos y todas lo hemos pensado.

Como todo millennial con acceso al internet (porque aun hay grandes brechas en el acceso al internet en Latinoamérica y no todos lo usan). Estoy suscrito a un sin número de plataformas noticias, las cuales leo de ves en cuando.

Un día tipo 3:00 pm recibí una llamada invitándome a un conversatorio sobre uno de esos tantos medios digitales a los que estoy suscrito. Resulta que no me sentí convencido de la invitación, no planeaba ir, días después me volvieron a llamar para confirmar mi asistencia, aunque primero manifesté que no podría llegar la persona detrás del celular terminó convenciéndome.

Y así fue como terminé yendo a dicho evento acompañado de mi mejor amiga, un evento común, una conversación común, pero con un detalle único. Me enamoré de la persona que me llamó invitándome y estaba presente en dicho lugar.

Me parecía inverosímil que, aunque la tecnología nos ayudó a conocernos, esta vez no era alguien de Facebook, Twitter, Tinder o Instagram.

Luego de un par de días le busqué y di follow en Twitter, comencé a responderle sus tweets hasta el punto de escribirle en DM, logré lo que me propuse decirle que me gustaba y deseaba conocerle más.

Luego de días de chat regular por Twitter me regaló su número telefónico para escribirnos por Whatssap, hasta llegar a concordar en una cita. Y a cómo te podés imaginar aún seguimos saliendo, escribiéndonos y estoy feliz de que esta vez no fuese por una app.

Quizás a veces solo debemos aventurarnos un poco más.

martes, 1 de mayo de 2018

Inconsistencias

Yo era todo y no era nada
Ojales flojos al amanecer
Inocuos e incrédulos de Dios.

Cómo era posible
Resignado a la pérdida
De tu amor
Lo único que extraño
Es tu frialdad al atardecer.

martes, 4 de abril de 2017

II


¡Qué son estas ansias de tus brazos!
Tormento matutino y vespertino
Lloro todos los días por tus besos
Y un poco de tu tiempo.

¡Cómo pasa el tiempo!
Ayer te tenía aquí

Y hoy no estás aquí.


Leer poema completo aquí: 

lunes, 27 de marzo de 2017

Aquí o allá (mi primer poema simultaneista)

 Aquí o allá


Riza verde                                                            llanto gris
Esperanza  de pueblo               en                   cadáveres de guerra
Caminos cristianos                                          Ateos, satánicos,
Marca de amor                                                   Sello de infidelidad,
Al amanecer                                                       Al anochecer
Sonrisa de bebé                                                 Sonrisa de viudez

viernes, 10 de junio de 2016

I


El fulgor y la emoción
De nuestro amor han sido cortos,
Como vida de mariposa
Como viaje de estrella fugaz
Como mentira disfrazada de verdad.
(Recuerda leer el poemario completo)
https://issuu.com/juliocesarcastellon/docs/10_poemas_de_desamor_y_3_cucharadas/1?e=0/36242256